–Verónica, viviendo con PAH

Yo empecé con una sensación muy fuerte de mareo,

de dolor en la zona abdominal y en la zona de las piernas.

No podía caminar bien, tenía mucha angustia.

Estaba como muy dispersa.

Estaba como muy ida también.

Es la porfiria aguda hepática.

 
−Verónica, viviendo con PAH
Yo empecé con una sensación muy fuerte de mareo,
de dolor en la zona abdominal y en la zona de las piernas.
No podía caminar bien, tenía mucha angustia.
Estaba como muy dispersa.
Estaba como muy ida también.
Es la porfiria aguda hepática.
Descubra la enfermedad >

Los pacientes que aparecen en esta pagina son pacientes reales con PAH y han dado su consentimiento escrito para cesión de imagen y testimonios.

¿PODRÍA TRATARSE DE PORFIRIA AGUDA HEPÁTICA (PAH)?

La porfiria comprende una familia de ocho trastornos metabólicos hereditarios de la biosíntesis del grupo hemo,1 que se han subdividido en formas hepáticas y eritropoyéticas, según el lugar de expresión del defecto genético: el hígado o la médula ósea, respectivamente.2

La porfiria aguda hepática generalmente causa episodios de dolor abdominal intenso y sin causa aparente junto con uno o más de los siguientes síntomas: dolor en las extremidades, la espalda o el pecho, náuseas, vómitos, confusión, ansiedad, convulsiones, debilidad en las extremidades, estreñimiento, diarrea u orina oscura o rojiza.3-6

En algunos subtipos de PAH, pueden presentarse síntomas cutáneos.7

Es posible que sufrirla le haya hecho acudir al médico o al hospital repetidamente a lo largo de los años, lo que a menudo da como resultado diferentes presuntos diagnósticos.3,4,8

Si esto le resulta familiar, puede tratarse de una enfermedad llamada porfiria aguda hepática (PAH) que consta de 4 tipos de porfiria.3

La PAH es una enfermedad que las personas pueden experimentar de manera diferente. Presenta una amplia gama de síntomas que pueden ser similares a los de otras enfermedades dificultando el diagnóstico. Incluso puede causar episodios potencialmente mortales.3,4

La buena noticia es que existe ayuda disponible y hay formas de realizar pruebas de PAH. Este sitio web proporciona recursos e información sobre los signos y los síntomas de la PAH, cómo vivir con PAH y las maneras en que se diagnostica la PAH para que pueda iniciar una conversación con su médico.

Si sospecha que tiene síntomas de PAH, es importante que hable con su médico
sobre las pruebas que pueden confirmar el diagnóstico.

Bibliografía: 1. Puy H, et al. Lancet. 2010;375:924-37. 2. Edel Y, et al. Rambam Maimonides Med J. 2018 Apr 19;9(2). doi: 10.5041/RMMJ.10333. 3. Anderson KE et al. Ann Intern Med. 2005 Mar 15;142(6):439-50. 4. Balwani M et al. Hepatology. 2017 Oct;66(4):1314-1322. 5. Pischik E & Kauppinen R. Appl Clin Genet. 2015 Sep 1;8:201-14. 6. Harper P & Sardh E. Expert Opinion on Orphan Drugs, 2:4, 349-368. 7. Whatley SD, Badminton MN. Ann Clin Biochem. 2013;50:204-16. 8. Bissell DM & Wang B. J Clin Transl Hepatol. 2015 Mar;3(1):17-26.

AS1-ESP-00020 Mayo 2021